¡Únete a nuestra comunidad y comienza a difundir el veganismo!

Fb. In. Tw.

Anunciantes           ¿Qué es VegBuzz?            Contáctanos

Según la Fundación para el Bienestar de los Animales (AWF), la extracción de hormonas de las yeguas preñadas «es un negocio millonario que ha dado grandes beneficios durante unos 40 años».

Islandia recibe una presión creciente para que cierre sus granjas de sangre que explotan a las yeguas preñadas.

Es uno de los tres únicos países del mundo que permite a los ganaderos extraer sangre de yeguas preñadas.

Hay unas 119 granjas de sangre en el país, y más de 5.000 caballos de un total de 80.000 se utilizan como «yeguas de sangre».

Producción de PMSG

La producción de la hormona llamada gonadotropina sérica de yegua preñada (PMSG) es un «gran negocio» en Islandia. Existe desde hace unos 40 años y ha crecido considerablemente en la última década.

El negocio de la ganadería consiste en extraer la hormona de las yeguas preñadas, ya que se afirma que induce la superovulación, produce camadas de mayor tamaño y facilita el adelanto de la pubertad en vacas, ovejas y cabras, así como en cerdos.

Sólo hay una empresa farmacéutica en Islandia que comercializa PMSG: Isteka ehf.

La empresa adquiere la sangre de las yeguas en granjas independientes. La convierte en polvo de PMSG y la vende a empresas farmacéuticas del extranjero.

Según la ONG Eurogroup for Animals, en Islandia se extraen unos cinco litros de sangre de Yeguas preñadas cada semana.

Además, como la hormona sólo puede extraerse durante el inicio de la gestación, los potros son abortados para que las yeguas puedan ser preñadas dos veces al año, lo que aumenta aún más su sufrimiento.

Cuando las yeguas dan a luz, sus potros suelen ser enviados al matadero.

La Animal Welfare Foundation (AWF) afirma en su página web que «es un negocio millonario, que ha dado grandes beneficios durante unos 40 años».

Preocupación por el bienestar animal

Aunque la extracción de sangre ya es bastante mala de por sí, los activistas en pro de los animales también han alzado la voz en relación con el bienestar de las yeguas, después de que investigaciones encubiertas hayan mostrado a caballos angustiados siendo golpeados y forcejeando en cajas de sujeción mientras se les extraía sangre con una gran cánula insertada en la vena yugular.

Otras pruebas recogidas por AWF y Tierschutzbund Zürich revelaron cómo los caballos semisalvajes son sometidos a violencia, corren el riesgo de sufrir numerosas lesiones y padecen repetidos traumas en las granjas de sangre islandesas.

Al ver las imágenes, la Comisión Europea se declaró «seriamente preocupada» por el trato que reciben los caballos criados para sangre.

En marzo, Eurogroup for Animals, junto con 16 organizaciones de protección de los animales, presentó una denuncia ante el Órgano de Vigilancia de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) sobre las granjas de sangre en Islandia.

Se quejaron de que Islandia no aplica correctamente su legislación sobre la protección de los animales utilizados con fines científicos.

El Parlamento Europeo también ha pedido que se prohíba la importación y producción de PMSG.

La prohibición cuenta con el apoyo de los islandeses, que en general desconocen estas crueles granjas de sangre. Cuando The Guardian habló con algunos de los nativos, dijeron que apenas tenían conocimiento de ellas hasta el pasado mes de noviembre, cuando se emitió en televisión el vídeo encubierto de la Animal Welfare Foundation. Una encuesta realizada en diciembre reveló que la mayoría de la población se oponía a las granjas de sangre.

«No tenía ni idea de que estuviéramos haciendo esto aquí y me sorprendió cuando lo vi», dijo al medio de comunicación Bjarnheiður Hallsdóttir, presidente de la Asociación Islandesa de la Industria del Turismo.

«Es horrible».

+1
0
+1
0
+1
0
+1
1
+1
0
+1
0
Post a Comment

You don't have permission to register